Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

12 de Mayo de 2016

Temática

Foto: Carla Dannemann / El Mercurio
Foto: Carla Dannemann / El Mercurio

Neurocientíficos de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), EE.UU., observaron que bastan tres meses de práctica del yoga y meditación para minimizar los problemas cognitivos y emocionales que suelen preceder a la enfermedad de Alzhéimer.

La investigación -publicada en el Journal of Alzheimer's Disease- comparó los resultados del yoga y la meditación con los del entrenamiento de la memoria, técnica usada en pacientes con deterioro cognitivo leve y que incorpora actividades que van desde programas informáticos hasta crucigramas.

Según los autores, los beneficios eran comparables, "pero el yoga proporcionó un beneficio más amplio, ya que también ayudó con el estado de ánimo, la ansiedad y las habilidades emocionales", explica la doctora Helen Lavretsky, autora principal del trabajo y profesora del Departamento de Psiquiatría de UCLA.

En la investigación se evaluó a 25 participantes, todos mayores de 55 años, midiendo sus cambios no solo en el comportamiento, sino también en la actividad cerebral.

"Histórica y anecdóticamente se ha pensado que el yoga es beneficioso para envejecer bien, pero esta es la demostración científica de ese beneficio", agrega Harris Eyre, otro de los autores, quienes estudiaron a participantes que habían informado de problemas con su memoria, como la tendencia a olvidar nombres, caras o cosas.

Los pacientes fueron sometidos a tests de memoria y escáneres cerebrales al inicio y al final del estudio. La mitad de ellos recibió una hora semanal de entrenamiento para mejorar la memoria; la otra mitad tomó una clase de yoga de una hora a la semana, además de meditación durante 20 minutos al día.

Tras 12 semanas, los científicos observaron mejoras similares en ambos grupos en la memoria verbal, útil para recordar nombres y listas de palabras. Pero los que habían practicado yoga y meditación tenían una mayor mejoría en las habilidades de memoria visual-espacial, importante para recordar lugares y ubicarse al caminar o conducir.

El grupo de yoga-meditación también obtuvo mejores resultados en términos de reducción de la depresión y la ansiedad, así como mejoras en las habilidades emocionales y resistencia al estrés. "Cuando se tiene pérdida de memoria, se puede llegar a estar muy preocupado por ello y puede llevar a la depresión", precisa Lavretsky.

Publicado en: 
El Mercurio por Carla Dannemann