Mensaje de error

Notice: Undefined index: field_tipo_de_publicaci_n en _ctools_entity_field_value_ctools_access_get_child() (línea 63 de /home/CVS/web/chilevivesano.cl/public_html/sites/all/modules/ctools/plugins/access/entity_field_value.inc).

Publicado el

02 de Marzo de 2016

Temática

Foto: AFP / El Mercurio
Foto: AFP / El Mercurio

La falta de actividad física les está pasando la cuenta a las chilenas: según un estudio realizado en más de 6.000 mujeres de once países de América Latina, el sedentarismo se asocia con una mayor severidad de los síntomas de la menopausia. Esto significa que bochornos, palpitaciones y dolores articulares son más intensos, y, para peor, hay un mayor riesgo de depresión, ansiedad, insomnio y obesidad.

La investigación, realizada por el Grupo Colaborativo para el estudio del Climaterio en Latinoamérica, advierte sobre las consecuencias de una vida sedentaria, un problema que acompaña a casi el 60% de la población mundial -según datos de la Organización Mundial de la Salud-, y que en Chile caracteriza a nueve de cada diez mujeres, según la Encuesta Nacional de Salud 2010.

Para este trabajo, en el cual se sometió a mujeres de 40 a 59 años a una serie de cuestionarios y mediciones sobre estilos de vida y condiciones de salud, se consideró como sedentarias a aquellas que realizaban "menos de 30 minutos de ejercicio físico, menos de tres veces por semana", como explica el doctor Juan Enrique Blümel, endocrinólogo del Departamento de Medicina de la U. de Chile y autor principal del estudio.

Estilo de vida

El 64% de las encuestadas calificó como sedentaria; de ellas, el 16,1% reconoció tener síntomas menopáusicos severos, a diferencia de solo el 10,6% de las mujeres que llevan una vida más activa. Para los investigadores, ese 6% de diferencia supone la confirmación de que el sedentarismo está asociado con signos como el insomnio, la depresión o la ansiedad.

En cambio, en las mujeres más activas físicamente, "desaparecen o disminuyen los síntomas más habituales, como bochornos, palpitaciones y problemas de sueño. También disminuyen fuertemente los dolores musculoesqueléticos", agrega el doctor Blümel, quien trabaja además en Clínica Avansalud.

La explicación estaría en el efecto que produce a nivel cerebral la actividad física: varios neurotransmisores, como la serotonina o la dopamina, influyen en la regulación del estado de ánimo y del sueño. "Las endorfinas producidas por el ejercicio funcionan como un analgésico y contra el agotamiento y la irritabilidad", dice Blümel.

Además, las mujeres que practican actividad física con regularidad suelen tener un estilo de vida más sano, lo que influye en una menor tendencia al sobrepeso y la obesidad.

Por eso, basta con que una mujer "haga yoga, natación, bicicleta o incluso jardinería durante al menos 30 minutos al día, para que los síntomas menopáusicos mejoren", precisa la doctora JoAnn Pinkerton, directora de la Sociedad Estadounidense de Menopausia y profesora de ginecología de la Universidad de Virginia (EE.UU.).

"Una actividad física regular reduce el riesgo de cáncer de mama y de colon, de demencia, ataques cardíacos, infartos y depresión; así como la pérdida de masa muscular y de hueso, y mejora la función del sistema inmune", agrega la especialista.

Incluso, "un estudio mostró que basta una hora de caminata diaria para reducir el riesgo de obesidad en 24% -dice Pinkerton-. Entonces, el ejercicio ofrece menos bochornos, menos riesgos de salud y un mayor bienestar. ¿Quién no quiere todos esos beneficios?".

Publicado en: 
El Mercurio por C. González