Publicado el

27 de Octubre de 2014

Temática

El sobrepeso y la obesidad, que se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, se asocia a malos hábitos alimenticios y a la falta de actividad física. Sin embargo, a pesar que todos estamos en riesgo de sufrir esta enfermedad, hay ciertos tipos de personas que pueden ser más propensas a ser obesas. Estos son los perfiles que identificó el sitio web estadounidense Medical Daily.

1. HIJOS DE PADRES OBESOS

Aunque los genes pueden afectar la cantidad de grasa y en qué parte del cuerpo se almacena, la Universidad de Rochester afirma que es más probable que el medio ambiente y los hábitos de vida de padres obesos influyan más en el peso de sus hijos que sus genes. Las prácticas alimenticias y de actividad física de los padres sientan un precedente en los niños, lo que los puede llevar a ser más propensos a seguir estilos de vida poco saludables.

2. EX FUMADORES

Según la revista estadounidense Time, un fumador promedio aumentará 4,5 kilos cuando recién esté abandonando el hábito, e incluso otras organizaciones afirman que podrían ganar mucho más peso. Los investigadores creen que este aumento tiene que ver más con los rasgos de personalidad de los fumadores, que con las propiedades quemadoras de grasa de la nicotina. La buena noticia es que, a partir de los tres meses, el aumento de peso comienza a disminuir.

3. MADRES

Antes se creía que los seres humanos sólo formaban células de grasa durante la infancia y la pubertad, pero los científicos han descubierto que las mujeres crean nuevas células de grasa durante el último trimestre del embarazo, que se desarrollaron para ayudar a alimentar a la madre y al bebé. Es inevitable que las mujeres aumenten de peso durante el embarazo, pero para un gran número de nuevas madres, perder ese peso extra puede ser realmente difícil.

4. QUIENES DUERMEN POCO

Las hormonas controlan todo, desde nuestro apetito hasta nuestra sexualidad. Los patrones de sueño anormales pueden alterar el sistema digestivo, y por lo tanto el peso de una persona. Según el sitio norteamericano Today Health, las personas que duermen menos de ocho horas al día tienen mayores índices de grasa corporal que aquellos que duermen más y, por ende, son más propensos a ser obesos.