Escrito por: Dra Montserrat Fontbona Presidenta de la Sociedad Chilena

Temática

Publicado el

09 de Febrero de 2017

Vota aquí

Sin votos (todavía)
Bajo licencia Creative Commons /  www.farmacosalud.com
Bajo licencia Creative Commons / www.farmacosalud.com

Señor Director:

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nos sitúa como uno de los países con mayor prevalencia de obesidad dentro de los miembros de este organismo. Ante el alza de patologías relacionadas con el sobrepeso en Chile, las cirugías bariátricas han ido en aumento como una respuesta efectiva a este problema. En este sentido, dicha intervención ha sido reconocida por diversas isapres, las cuales efectivamente cubren una parte o la totalidad de esta operación. Sin embargo, el tratamiento completo requiere una segunda etapa, la cual consiste en tratar las secuelas de la baja masiva de peso, la que es crucial para una recuperación óptima del paciente. Estas secuelas se manifiestan, fundamentalmente, en exceso y caída de piel en diversas partes del cuerpo, como el abdomen, dorso, glúteos, mamas, brazos, muslos e incluso rostro. Para corregir estas alteraciones, es necesario realizar procedimientos quirúrgicos específicos para cada zona, conocidos como cirugía posbariátrica.

Si bien es cierto algunas isapres cubren la intervención destinada a lograr la baja de peso, las instituciones de previsión de salud consideran la cirugía posbariátrica como una cirugía estética y no de reconstrucción; la que es crucial para la corrección de las alteraciones y deformidades del cuerpo secundarias a esta operación. En este contexto, como Sociedad Chilena de Cirugía Plástica (SCCP), consideramos que tanto isapres como Fonasa deben replantear este tratamiento y cubrirlo en su totalidad.

La operación de reconstrucción es clave en términos funcionales, estéticos y psicológicos. Mediante esta intervención, los pacientes tienen un cambio radical en sus vidas, desde sus hábitos alimentarios hasta en sus relaciones interpersonales. Luego de esta operación, muestran mejoras importantes en su autoestima e incluso en el trabajo. Actualmente, en Chile la cirugía posbariátrica es costeada por los mismos individuos, por lo que ellos deben recurrir muchas veces a la Superintendencia de Salud para intentar que los gastos sean cubiertos por su previsión de salud. En cambio, en otros países que funcionan con un sistema de cobertura de salud similar al nuestro este tipo de intervenciones sí tienen cobertura.

Publicado en: 
El Mercurio